viernes, 27 de julio de 2018

Cómo crear un centro de reciclaje en casa


Hace tiempo que quiero tener un centro de reciclaje en casa, busqué incluso los botes que venden ya para este propósito, pensando en que sería genial ponerlo fuera de mi casa e invitar a otros a hacer uso de ellos, pero son tremendamente caros. Pensé comprar otros contenedores de plástico pero me parece absurdo pagar tanto para meter basura en ellos. Así que una opción alternativa y bastante económica por no decir gratis, es usar cajas de cartón, el único inconveniente es que no las puedo poner en el exterior ya que podrían mojarse o atraer bichitos, fue algo difícil conseguirlas, en el súper en cuanto las desocupan las doblan para reciclarlas ellos mismos o dependiendo de lo que contengan pueden estar sucias.


Un buen día saliendo de la última función de cine, vi a lo lejos ¡una pila entera de cajas! Tengo que decirles que cuando veo cosas así en la calle, me emociono mucho, aunque no tenga nada planeado, pienso en todo lo que podría hacer con eso, así terminé convenciendo a mi esposo de que me ayudara a cargar una caja recién desocupada de una podadora y Agnes en cuanto la vio la convirtió en su guarida, ahí pasa un buen rato jugando con sus hermanos. Así que les decía que vi las cajas y salté sobre ellas, algunas tenían grasa o caramelo, esas no las tomé porque puede atraer hormigas u otros insectos, también procuré que fueran del mismo tamaño.

Debo reconocer que las cajas las he tenido por semanas y no me he dado a la tarea de armarlas, sé que cuando tenemos proyectos así, nos llevan bastante tiempo y que ese día probablemente comamos más tarde, así que elijo el día que no tienen talleres para no estar presionados y si puedo, hago la comida con anticipación.

Como siempre estos proyectos son mejor en familia, a pesar de que ya le había dado mil vueltas en la cabeza y que tenía más o menos claro el diseño, la ingeniería, la practicidad, etc., las aportaciones de  mis hijos siempre tendrán prioridad  y me parece que  es fundamental tomarlas, claro, a menos de que sea algo muy descabellado, en ese caso reconocemos el ingenio, la creatividad  y adaptamos su propuesta.
-No se trata de que sea perfecto sino de que cada uno deje su huella-
La idea de tener un centro de reciclaje se debe a que  ya tenemos tiempo separando residuos y periódicamente los llevamos ya sea a un centro de acopio o a venderlo, pero juntar una buena cantidad de residuos lleva su tiempo y mientras tanto  están desperdigados por todos lados, por más que he designado un área en casa, no dejan de ser bultos y ese desorden me vuelve loca.
Separar la basura no debe convertir tu casa en un basurero. Además quiero propiciar que todos sean responsables de separar brindándoles un espacio claramente definido y con todas las indicaciones.

¡Manos a la obra!


Me han pedido muchas veces que comparta el proceso de algunas cosas que hago, así que para este proyecto nos dimo a la tarea de grabarlo, aquí puedes ver el video.

Materiales:

Cajas de cartón, tantas como necesites, yo utilicé 3, para papel, plásticos y vidrio.

Elástico grueso.

Velcro autoadherente de preferencia pero no es absolutamente necesario.

Tijeras, cinta y engrapadora.


Proceso:
  • Armamos las cajas y reforzamos con cinta, por fuera y por dentro. 
  • Apilamos las cajas con la abertura hacia afuera para hacer el contenedor vertical, ya que de esta manera ocupa menos espacio.
  • Amarramos la estructura con el elástico y engrapamos, idealmente sería darle unas puntadas o ponerle incluso un broche para cerrar. La idea es que las mantenga juntas sin riesgo a caerse. 
  • Colocamos el velcro para cerrar las tapas, la de abajo quedará fija para su uso cotidiano y la de arriba será la compuerta por donde se meterán  los materiales, esto es para que al llevar los residuos al centro de acopio podamos abrir toda la caja y sacarlos con mayor facilidad, puesto que estas cajas no solo están pensadas para servir de  almacenaje  en casa sino también para transportar los residuos a donde corresponda.
  • Ahora solo falta colocar los letreros, incluimos un cartelito en donde se enlistan los distintos materiales aceptados para cada categoría y también pondremos después dibujos para Agnes.


Resultado:

La verdad es que quedó bastante funcional y el tamaño es ideal, una vez que se llene, iremos al centro de acopio no importa que sea "poco" no volveré a tener bolsas y bolsas esperando que valga la pena la vuelta.

Este es un proyecto en el que abarcamos muchas otras cosas además del reciclaje, desde que estábamos juntos pensando en la mejor manera de hacerlo o con qué otros materiales, ahí ya estamos aplicando las matemáticas buscando estrategias creativas para la resolución de problemas, igual que para medir la estructura, usando de referencia las medidas de una sola caja para sacar el total y determinar la cantidad de elástico a comprar, también usamos las TIC´S, aquí no solo se aprende a buscar sino a seleccionar, discriminar y resumir la información;  reconocimos la cantidad de distintos plásticos que existen y cómo se señalan, reflexionaron sobre el impacto ecológico de nuestras acciones como ciudadanos del mundo... y el aprendizaje continuará cada vez que deban ver la etiqueta para ver si tal o cuál envase se puede o no poner en la caja, cuando vayamos al centro de acopio, cuando generen sus propias propuestas para reciclar, reutilizar y reducir, cuando crezcan con estos valores y los transmitan a otros.

Estoy contenta y satisfecha de nuestro trabajo, incluso ahora aunque tuviera el dinero, elegiría hacerlo  exactamente de la misma manera.

Algunas recomendaciones

Si te animas a poner tu propio punto verde en casa te recomiendo que busques un centro de acopio en tu ciudad, de lo contrario solo te llenarás de cosas y es posible que un buen día avientes todo al basurero. 
Una vez que localices uno, pregunta por las especificaciones para la recepción de residuos, ya que es muy importante presentarlos adecuadamente, de lo contrario no los recibirán.
Independientemente de cómo te soliciten los residuos, procura siempre, guardarlos lavados y secos ya que de lo contrario puedes atraer bichitos y malos olores.
Si lo quieres poner en el exterior ten en cuenta las inclemencias del tiempo y elige materiales adecuados.
Pon una señalética en tus cajas para que todos en la familia estén enterados de lo que se puede o no reciclar.
No todo es llevar al centro de acopio, también puedes reutilizar  este material para un sin fin de actividades con tus hijos, hay mucho potencial en la "basura".
Por último se disciplinada este tipo de proyectos requieren constancia para que funcionen a tal grado que se convierta en algo habitual.

*Les comparto este enlace de Casa Cem en Guadalajara sobre cómo separar los residuos, si no vives en GDL igual te sirve de guía 

Pequeñas acciones como estas tienen un gran impacto en el planeta que compartimos, la verdad no te requiere de un gran esfuerzo y hay muchas oportunidades de aprendizaje a todos los niveles.



Sé verde 


No hay comentarios:

Publicar un comentario